Capilla del Monte, Córdoba

Frente a la famosa calle techada de la cuidad.

Continuando con mi periplo de viajes arqueológicos y esotéricos, esta vez tocó visitar Capilla del Monte en Córdoba. Una parada indiscutida en la movida “new age” y de fanáticos por los Ovnis.

Sin dudas que han sabido explotar muy bien allí el turismo temático, al igual que a sucedido en el poblado de Roswell en Nuevo México, EEUU. Regresé a mi país con varias camisetas alusivas al fenómeno OVNI y marcianitos verdes para adornar mi escritorio, el cual cuenta ya con pirámides, moais, duendes y otras rarezas más. Podría explayarme largo y tendido sobre mi experiencia de viaje, pero trataré de resumir lo que me pareció más interesante de compartir.

Lo primero que tengo para contarles es que esa zona de las sierras cordobesas es mucho más que solo el famoso cerro. Todos los parajes son bellísimos y de una energía natural maravillosa. Tal vez el único problema se vuelva el delirio místico de mucha gente que visita la zona, y el provecho económico que sacan de ello los locales. Esto para mi crea un ambiente que va en detrimento de la belleza natural de la región y de su poder real de sanación.

La naturaleza es sanadora en si misma, es una fuente abundante de energía donde podemos nutrirnos para recuperar el balance fisico, mental y emocional que perdemos al vivir en ciudades contaminadas, ruidosas, llena de estrés. Una vez que salimos de un ambiente poluido a uno que exuda oxígeno y silencio, nuestro cuerpo automáticamente revive. Si le sumamos una actividad física alta o moderada, el bienestar aumenta.

Solo por ello ya recomiendo visitar este lugar. Verán paisajes hermosos, como en el parque de “Los Terrones”, que me hizo acordar mucho al famoso Cañón del Colorado. También pueden visitar las increíbles grutas de Ongamira. El cerro Uritorco se vuelve luego la frutilla de la torta.

Antes de viajar leí bastante sobre la movida de la zona y vi vídeos con experiencias de la gente. No todo el que vive en Capilla del Monte está de acuerdo con el rumbo esotérico que ha tomado esa comunidad y las vecinas. Los más felices con este hecho obviamente son quienes han encontrado una muy buena fuente de ingresos en ello, que aunque con altos y bajos se mantiene todo el año. Sin dudas la mayor cantidad de visitas ocurren durante los meses de verano y durante las vacaciones de turismo. Igualmente los locales me han dicho el movimiento turístico nunca llega a cero.

 En mi investigación previa al viaje leí notas periodísticas donde se acusaba a locales de sobre explotar el tema Ovni y de estafar al turismo, pero una cosa es leerlo y otra cosa es presenciarlo.

Voy a comentarles mi experiencia al respecto una noche en la cual participé en uno de estos supuestos avistamientos. Por una módica suma se te sube a un cerro en la noche, en mi caso fue al Cerro Alfa, a presenciar un contacto con seres intraterrenos de Erks (más adelante en este informe les contaré de esta teoría).

 Me extrañó la insistencia del quien ofrecía el servicio de que fuera a un determinado horario el paseo, ni antes o después. Luego pude comprobar debido a que se debía. Sobre el horizonte asomaba en ese momento la estrella Sirio, llamado el faro del hemisferio sur, muchas veces se confunde con Venus. Su brillantez es enorme en otoño, y al surgir sobre el horizonte parece ser un objeto muy brillante que se mueve y queda suspendido en el aire. El señor que estaba haciendo el show para los presentes trató de hacer pasar a varias estrellas -y hasta planetas- como objetos voladores no identificados suspendidos en el cielo nocturno, mientras los señalaba con un puntero laser. Y a nubes bajas que se acercaban al cerro por diferencias de temperatura en altitud (choque de aire cálido del día con aire frío de la noche) como portales dimensionales que se abrían ante su llamado. Sin contar el viejo truco de las luces de vehículos en cerros lejanos que en la oscuridad parecían flotar en el aire, subiendo, bajando, apareciendo y desapareciendo cada vez que el vehículo pasaba a lo lejos tras un arbusto o cambiaba de altitud en su recorrido por el cerro.

Luego que el delirio místico estaba instalado la gente hasta veía Ovnis en aviones al pasar. Se le sumaron cánticos varios, mantras y música con instrumentos de armonización. A medida que se iba intensificando el show, yo me fui alejando del grupo para ver como se producía el fenómeno psicológico y los movimientos en la trastienda. Por detrás del evento varias personas se ubicaban estrategicamente para introducir alguna nota musical necesaria, hablando entre ellos al oído y moviéndose rápidamente. Luego el orador fue pasando por entre el grupo seleccionando a los que presentaban un mayor estado de hipnosis y completó su tarea. En definitiva se vendió un producto acorde a las expectativas de la gente.

Dejando el show de lado, cabe aclarar que visitar el cerro Alfa o cualquier otro cerro de la zona en la noche es una experiencia mística por si misma. La contaminación visual en las serranías es mucho menor que en las ciudades, y salvo la zona a la que estábamos observando, que era la estratégica para montar el espectáculo, si se miraba hacia el otro lado del cerro donde la oscuridad era mayor, se observaba un cielo increíblemente estrellado y la vía láctea en su esplendor. Pero al parecer los seres interdimensionales y los Ovnis tienen muy acotado su rango de actuación a una pequeña franja de espacio. Para ser seres tan avanzados esto resulta ridículo.

Ustedes imaginen si existieran seres en otras dimensiones, y mucho más avanzados espiritualmente que nosotros, si estos aparecerían como títeres de circo por un show pago de una hora a personas que van allí a ver un espectáculo. Basta un poco de razonamiento básico para darse cuenta que este tipo de experiencias no pueden ser controladas o creadas, escapan totalmente a nuestros deseos, se producen de forma imprevista y en el sitio menos pensado. 

La desesperación del ser humano por experiencias trascendentes justamente evita que estas realmente sucedan. Como he comentado en el apartado de ufología, el fenómeno en sí es real y no se puede negar, lo que si hay que quitar es el ruido alrededor y los falsos avistamientos que terminan enturbiando lo valedero del tema. Luego nos quejamos de que la ufología sea vilipendiada por mucha gente y que carezca de seriedad.

 Una de las enseñanzas que me dejó este viaje, y en la cual me puse a meditar en el mismo cerro Uritorco, es que el ser humano no cambia más en su actitud de buscar afuera lo que puede encontrar adentro de si mismo. Las respuestas a las inquietudes o dilemas que tenemos en la diaria no van a surgir de luces en el cielo, meditaciones, o de una tirada de cartas. Pueden ser si disparadores de toma de conciencia, pero no una solución a nuestros dramas existenciales. Nos hemos vuelto depredadores espirituales, de la misma forma que lo somos emocionales sobre otras personas, o depredadores en el mundo físico consumiendo organismos y destruyendo ecosistemas. Siempre esperamos venga la iluminación de afuera. Que sea otro el que se encargue del difícil trabajo de hacernos despertar, o mejor dicho de hacernos madurar, que es lo que le falta a nuestra especie.

Esa avidez desenfrenada por ver luces en el cielo que sean inexplicables ¿a que nos lleva? ¿que cambia en nosotros? ¿cual es el fin? ¿sentirse especial? ¿poder decir que vi algo que los demás no vieron? El tema termina cayendo en algo simplista, relativiza la importancia que tiene y lo bastardea.

Por momentos sentí una inmensa tristeza, me sentí una intrusa en un lugar que rezumaba una paz inigualable, un aire prístino y una fauna autóctona valiosa. Me sentí parte del morbo, de la explotación del lugar, quitandole energía a la pachamama. Sentí que la naturaleza se desvitalizaba en nuestro accionar. Una cosa es que ella te ofrezca energía gentilmente y otra cosa es usurpar con desesperación esa energía. Traté de meditar con ella, con la naturaleza que me rodeaba y de preguntarle que era realmente lo que esperaba de nosotros. La verdadera pregunta no era que podía obtener yo allí, sino que podía dar yo a la naturaleza. Cuando uno da recibe a cambio. 

Alimenté en lo que pude a los perros que vagan sin dueño por la zona haciendo su diezmo de comida diaria y de mimos con los turistas, grave problema que me hizo acordar a Isla de Pascua, y traté de reforzar mi compromiso con la madre naturaleza para cuidarla, respetarla, defenderla. Quise traer su mensaje de armonía a la ciudad, al cemento y al caos diario en el que vivimos o mejor dicho; sobrevivimos.

En el parque de “Los terrones” hay un hermoso cuarzo colgando en el aire para sanación. Uno se ubica debajo, con una vista increible a las sierras y se revitaliza. Me acerqué a sacar fotos y sentí como si el cuarzo tuviera sentimiento propio. Lo sentí agotado ante el reclamo constante humano y me aparté. Por un momento me sentí tonta ante mi percepción, ya que un cuarzo es algo mineral, se supone sin vida, sin sentimientos y también según místicos capaz de almacenar energía sin limite. Igualmente opté por desarrollar otra forma de sanación que hacia tiempo no aplicaba. Me senté en un banco de madera y me concentré en la belleza que me rodeaba. Aprendí hace mucho, gracias al escritor americano James Redfield, a conectarme con las fuentes naturales de energía a través de la belleza como disparador de estados de conciencia elevados. Cuando vemos algo hermoso tendemos a sentirnos revitalizados y sanados. Y esta energía lejos de ser usurpada del entorno es creada por nosotros mismos y se expande hacia lo que nos rodea. De esta forma no solo nos sanamos sino que ayudamos a revitalizar nuestro entorno. Es una forma más evolucionada de interaccionar con la naturaleza, sea animal, vegetal o mineral. Si les interesa el tema les recomiendo leer el libro "las nueve revelaciones" de dicho autor, allí explica el procedimiento como para desarrollar esta habilidad innata del ser humano. 

No me interesaba en este viaje ver luces en el cielo, me interesaba apreciar la belleza natural que me rodeaba, vivo desconectada en la ciudad. Tocar piedras, oler flores, ver la forma de las nubes, ver los cóndores y águilas volando en los cielos. Esto es lo más importante del lugar, no lo otro, lo que quieren vender como atrayente. Ese resto se vuelve agradable y divertido en su justa medida, sin caer en el exceso de todas las terapias alternativas que te quieren vender, o de los fenómenos paranormales que te quieren obligar a vivir. Lo bueno es que uno es el que decide hasta donde quiere llegar y que es lo que necesita. Como quien dice; hay para todos los gustos y necesidades.

La locura que vivimos hoy en ciudades hacinadas y contaminadas lleva a mucha gente a la necesidad imperiosa de una espiritualidad más sencilla y no tanto a una religiosidad dogmática de iglesia. En ese sentido pareciera ser hay una evolución humana en cuanto a creencias espirituales. Pero en realidad estamos suplantando una cosa con otra, siendo que aún seguimos desconectados de la fuente y buscando afuera y en otros las respuestas que no surgen en nuestro interior de forma espontanea.

Otro aspecto a destacar, y que he tocado en el informe realizado sobre ufología es que llevamos ya más de 60 años registrando luces en el cielo. Es hora de dar un paso más allá y concentrarnos en otras aristas del fenómeno, o nos pasaremos 60 años más en lo mismo, como niños persiguiendo luces y formas. Creo que lo importante ahora es tratar de dilucidar el origen del fenómeno y a que apunta.

Ahora pasaré a la parte histórica de como Capilla del Monte se adjudicó este sitial en el turismo místico esotérico de América del Sur, y luego compartiré la historia de los lugares más emblemáticos a visitar, algunas leyendas de la región y varias teorías que manejo en ufología. 

Iglesia San Antonio de Padua

El inicio de la leyenda

La famosa mancha en Cerro del Pajarillo.

Capilla del Monte se encuentra en la provincia de Córdoba, y más específicamente en el departamento de Punilla, a 109 km de la ciudad de Córdoba y a unos 700 km de la capital del país. Su nombre obedece a la construcción de la capilla hoy conocida como iglesia de San Antonio de Padua, hace unos 500 años. Algunos lugareños por su parte sugieren que la capilla original no sería esta sino otra a las afueras de la ciudad.

Hasta el siglo XV la región estaba habitada por la etnia indígena de los “comechingones”, que se vio primeramente atacada por otras etnias indígenas del noreste del país y finalmente en el siglo XVI por los españoles. A partir de allí se generaron los primeros asentamientos de la colonización.

En su comienzo esta pequeña ciudad se arremolinaba en un paraje que comprendía una estación ferroviaria, la capilla y unas pocas casas. El desarrollo urbano se intensificó a finales de la década de los 80 en relación al comienzo de los fenómenos paranormales y avistajes ovni en la zona. Desde entonces la presencia tanto de turistas como de locales a ido en marcado aumento.

El mito de la región en realidad no comenzó con el Cerro Uritorco sino con el aledaño Cerro Pajarillo. El 9 de enero de 1986 aparecía en este cerro una extraña mancha negra en forma circular. Se trataba de pasto quemado. Algunas personas dijeron se debió a una tormenta ocurrida la noche anterior que había siniestrado la zona, pero una familia que vivía cerca del cerro dijo haber visto luces extrañas en la noche. La huella en el cerro Pajarillo medía unos 122 metros de largo por unos 64 metros de ancho aproximadamente. Se dice también que se se escuchó en esa noche un fuerte estruendo, y que animales que se encontraban cerca del lugar -donde aparece la gran mancha de pasto quemado- quedaron carbonizados o sin líquido interior. En posteriores análisis del sitio se detecta radiactividad y se establece que el incendio no surgió del suelo sino del cielo, este comenzó por encima de la vegetación.

Este tipo de escenario puede concordar perfectamente con la caída de un meteorito, los cuales suelen generar un gran estruendo, no siempre dejan un pozo en el suelo y fragmentos visibles, ya que pueden desintegrarse al llegar a la superficie terrestre, produciendo una gran mancha negra de materiales carbonizados.

Hay que tener en cuenta también que la zona presenta sismicidad y que asociado a ello se producen luminarias en el cielo. Es un efecto común en zonas con energía telúrica acumulada y disipada de golpe. Se pueden observar luces en el cielo antes de un sismo, durante o hasta después.

Lo que poca gente comenta además es que en la naturaleza es muy común encontrar grandes extensiones circulares de pasto quemado debido a la acción de hongos. La forma tan particular surge de las ramificaciones de sus micelios (parte vegetativa del hongo). Dado que este evento ocurrió en enero, podría deberse perfectamente a una reacción del micelio de un hongo expuesto a altas temperaturas y humedad del lugar, como también a la acción de un rayo. Precisamente en estas zonas de serranía se observan fenómenos semejantes en verano.

¿Conocen la teoría de la navaja de ockham?

Se trata de un principio metodológico implementado por un fraile y filosofo franciscano llamado Guillermo de Ockham, que establece el siguiente razonamiento lógico; “en igualdad de condiciones, la explicación más sencilla suele ser la más probable”. Esto implica que cuando dos teorías (o más) en igualdad de condiciones tienen las mismas consecuencias, la teoría más simple tiene más probabilidades de ser la correcta.

En este caso sería; ¿una mancha oscura y circular en el césped de un cerro a sido producto de un micelio de hongo quemado por un rayo, de un meteorito que cae, o debido a que se posó allí una nave alienígena? Obviamente si nos guiamos por la teoría de la navaja de ockham la mancha tiene muchas más probabilidades de haber sido producida por un hongo, un rayo o un meteorito que por alienígenas. Al grado que diría un 99% de probabilidades contra un 1%, y siendo generosa. Igualmente, ese 1% no deja de ser probable, eso es lo maravilloso de la estadística.

Quienes estudiamos ciencia largo y tendido en nuestra vida hemos aprendido a aceptar que la naturaleza es fascinante y misteriosa en su accionar. También sabemos que las formas circulares son las más fáciles de surgir de forma espontanea, más que las formas triangulares o cuadradas. Se podría decir que la espiral y el circulo son los patrones dominantes en nuestro universo, tanto dentro como fuera del planeta Tierra. Una mancha circular nunca sería una rareza para la naturaleza.

Esto se los dejo meramente a nivel informativo, ya que al estudiar un fenómeno hay que ser consciente de todas sus posibilidades o probabilidades para no auto engañarnos con facilidad. Se trata de dilucidar un misterio, no de crearlo.

De por si el tema de los OVNIS es fascinante. Siempre que toco este tema hago la misma aclaración, deben recordar que la palabra OVNI significa “objeto volador no identificado” y no nave alienígena. Normalmente el término es muy mal usado.

En mi sección de ufología van a encontrar parte de la investigación que he realizado sobre el tema, y algunas de las teorías que manejo, pero allí no las expongo todas, siendo que hay una que hace tiempo estoy barajando más que al resto.

Resumiendo las diversas posibilidades de este misterio, si no podemos dilucidarlo a través de fenómenos naturales o tecnología conocida, podemos sugerir que se trataría de; seres muy evolucionados que vienen de otros rincones de nuestro universo observable, o viajeros interdimensionales de un universo paralelo, o pueden ser visitantes humanos terrestres del futuro cuando logremos controlar el espacio tiempo. Pero aquí no se acaban las teorías, existe otra posibilidad, y es que se trate de “tulpas”.

¿Estarán muchos pensando que son los tulpas?

El concepto proviene de los tibetanos y significa “crear”. Tiene como sinónimos “emanación mágica”, “conjuro del pensamiento”, “fantasma corpóreo”.

Un tulpa es una construcción física que surge desde el plano mental. No es una visión fantasmal, sino algo tangible, que parte de nuestra creación interna. Los tibetanos dicen un tulpa es capaz de emitir olores y sonidos, entre otras cosas. Un tulpa puede tomar la forma de un animal, de un objeto, un paisaje y hasta de un ser humano. Así se explican muchas apariciones de fantasmas o de ectoplasma. Esto se vuelve posible debido a que el universo entero seria una creación de nuestra conciencia. Lo que creemos lo proyectamos y creamos, le damos vida, y cuantas más personas crean en algo, más posibilidades hay de crear un tulpa con esa imagen. Seria algo así como un holograma de fabricación masiva.

¿Y si los Ovnis son tulpas? ¿Y si son proyecciones corpóreas de nuestro pensamiento?

Uno de los motivos que me lleva a pensar esto, es la evolución que a tenido el tema desde sus orígenes hasta nuestros días. Desde el furor que desató el primer avistamiento OVNI en 1947 hasta la fecha hay mucho que a la gran mayoría se les a pasado por alto analizar. Si leen la nota que escribí sobre los inicios de la ufología moderna verán que el concepto de “platillo volador” fue un error de un periodista ante la descripción del avistamiento que tuvo el piloto americano Keneth Arnold. El nunca dijo haber visto un objeto con forma de platillo volante sino que el objeto que el vio se comportaba como si se tirara un plato a un lago y este rebotara. En realidad las luces que vio Arnold correspondían a una forma de bumerang. Pero debido a que en el colectivo humano quedó el termino de “platillo volador” como imagen visual del acontecimiento, de repente todo el mundo empezó a ver naves con esa forma. Si revisamos los archivos de la época registramos que todas las naves se parecían, y que además se veían muy rudimentarias para lo que es nuestra tecnología espacial o aérea actual. Naves con ventanas, emitiendo luces y capaces de estrellarse fácilmente. Resulta un tanto ilógico atravesar miles o millones de años luz con una nave simplona y hasta poco aerodinámica.

Luego que la tecnología aérea humana fue avanzando, empezamos a ver naves con forma de cigarro primero y luego de forma triangular al mejor estilo aviones furtivos Stealth. Resulta ridículo pensar los OVNIS han evolucionado en su diseño a la par nuestro en pocas décadas, cuando se trataría de seres evolucionados en todo aspecto hace millones de años, incapaces de necesitar naves con ventanillas de avión, y que encima se pongan a emitir luces de colores en la noche llamando la atención del humano cuando desean pasar desapercibidos, porque de lo contrario ya se habrían presentado oficialmente.

Podría seguir largo rato enumerando todas las variables que hacen muy probable que la teoría tibetana de los tulpas sea una respuesta factible al tema OVNI. Aunque eso nos resulte más terrorífico que pensar en marcianitos verdes visitando nuestro planeta y haciendo experimentos. Nos llevaría nuevamente a la triste realidad de que seguimos solos en un basto e infinito universo.

Y ojo, no digo que no exista la vida en otros mundos, estoy convencida de que sí y en todas sus fases, desde la más primitiva a la más evolucionada. Simplemente pienso que las naves que vemos en los cielos y que no logramos identificar como nuestras, serian proyecciones mentales de ese deseo ferviente que tenemos de hacer realidad el contacto de una vez por todas con civilizaciones inteligentes de otros mundos. Con las que estoy seguro tarde o temprano entraremos en contacto.

Esta es mi opinión luego de años de estudio en el tema. Tengo 46 años y desde los seis años sigo la evolución del pensamiento humano al respecto. No me interesa ya tanto el anecdotario interminable de avistamientos OVNI sino como estos sucesos han variado a lo largo de las décadas, y los patrones que se obtienen al respecto. Creo que allí radica la clave del misterio.

Igualmente me resulta más que divertido y agradable por ejemplo visitar el canal de You Tube "Ufópolis" del español Vicente Fuentes. Un genio de la narrativa en estos temas, capaz de relatar encuentros OVNI a nivel mundial con tanto detalle y entusiasmo que parece uno estuviera allí. Se los recomiendo.  

Pero si aplicamos nuevamente la teoría de la navaja de ockham, podemos hacernos esta pregunta: ¿que es más factible? ¿seres interdimencionales, seres que vienen de distancias astronómicas de miles de millones de años luz en nuestro propio universo, viajeros en el tiempo o creaciones materiales de nuestra mente? Que cada quien le ponga un porcentaje a cada posibilidad y luego saque su propia conclusión.

Volviendo al caso de Capilla del Monte se conjugan dos temas interesantes y con gran cantidad de seguidores, por un lado está el tema de los avistamientos Ovnis, y por otro lado está el tema de la existencia de una ciudad intraterrena llamada ERKS.

Antes de la psicosis mística colectiva por este lugar la población de Capilla del Monte era de alrededor de 7000 personas, siendo hoy en día unas 20.000 las que habitan en la región, y miles al año las que lo visitan.

Se habla además de que la zona sería como una especie de estación de servicio de combustible alienígena y que lo que estarían buscando los OVNIS, es la energía natural que surge del mundo mineral. Hasta hay quienes dicen se acercan a cableados de alta tensión de la zona para obtener energía. Lo cual resulta ridículo, porque si sos capaz de diseñar una nave que se traslada millones de años luz de distancia, o que viaja en el tiempo, o que traspasa dimensiones, no necesitas conectarte a ningún cableado de alta tensión, en realidad no necesitarías nada de aquí, más que venir a observar, o como mucho a experimentar el nuevo mundo que te rodea.

Iré a continuación describiendo mitos, leyendas y experiencias varias. 

Ciudad intraterrena de Erks

Representación gráfica de la mitológica ciudad de Erks

La leyenda de la ciudad intraterrena de Erks (significa: encuentro de remanentes kosmicos siderales) comienza con el Dr. Ángel Cristo Acogianis.

Este hombre nace en Grecia y posteriormente pasa a vivir unos años en la India, alrededor de la década de los 50 estudia medicina. Se traslada durante esta etapa de su vida al Tibet, al llamado “techo del mundo”, estudiando en Lassa. Aprende disciplinas alternativas como la dígito acupuntura y la quiropraxia. Finalizados sus estudios regresa a la India. En la década de los sesenta llega a Córdoba, donde detecta que ese lugar es un punto energético importante del planeta. Tiene a lo largo de su vida tres parejas y varios hijos.

Comienza en Córdoba su experiencia mística en “Los Terrones”. Compra tierras en la zona y desarrolla varios emprendimientos dirigidos a crear una ciudad espiritual. Finalmente será conocido como el “portero de Erks”. Se dice a sido el único que a entrado a la mítica ciudad de Erks, y regresó para contar de su presencia.

En rituales que realizaba a través de mantras canalizaba a un ser llamado “Saruma”, el cual le entregaba mensajes. En ese momento en el cielo aparecían luces que se movían haciendo coreografías a su pedido. Se desataba así un delirio místico generalizado donde finalmente se materializaba en el ambiente la llamada ciudad intraterrena de Erks.

 Acogianis afirma que Erks es una ciudad en otra dimensión, de más de 21.000 años de antigüedad, a través de la cual se genera contacto con civilizaciones intergalácticas y con otras ciudades intraterrenas distribuidas principalmente por América. Habitada por 18.000 personas no censadas en territorio observable. Ciudad que está en las antípodas de la mística ciudad de “Shambhala” en el Tibet. Las otras ciudades intraterrenas con las que se conectaría Erks serían; “Miztlitlan” en Perú, “Isidris” en Argentina (Mendoza), y “Aurora” en Uruguay. Los remanentes cósmicos convocados en Erks acceden así a una sofisticada tecnología que los hace invisibles al ojo humano.

 Todo esto podría estar muy bien relacionado a lo que anteriormente les comenté de la generación de los “tulpas”, cuando la energía proyectada es fuerte por parte de muchos participantes se logra proyectar lo que se cree.

Acogianis se decía un contactado especial, así como todos aquellos que lograban ver las entidades que el lograba proyectar.

En su mejor momento, en el año 89, su mejor amigo lo mata de varios disparos en su consultorio de la capital del país en un hecho bastante turbio.

Que ego, creer que naves y seres superiores aparecen por arte de magia porque una persona cualquiera les llama, y estos cual títeres generan un espectáculo para los creyentes. Para mi es muy triste escuchar conferencias sobre el tema. Es como volver a transitar unos 2000 años atrás, salvo que en vez de religiones tradicionales se trata de vender una nueva religión. No maduramos más. Así es imposible que seres superiores nos tomen en cuenta.

Siempre me a parecido este tipo de experiencias poco serias, desde el momento que estas personas se creen especiales por sobre el resto o iluminados. Se habla de los elegidos, y eso ya de por sí da una vibración bastante negativa al tema. Hay que tener mucho cuidado con los gurus espirituales. Si algo aprendí en mi vida es que las personas más espirituales son aquellas que tienen el ego controlado, viven de forma humilde, en contacto con la naturaleza, son sanos física, metal y emocionalmente, no se jactan de ello y no transmiten ideologías con tinte religioso alguno. Personas así conocí en el Valle de Urubamba en Cuzco, Perú. Personas viviendo en completa armonía con el cosmos, no generando contaminación alguna, sin ideologías o creencias elaboradas, y sin buscar beneficio económico a cada paso que dan. Ellos realmente practican la espiritualidad consciente.

Muchos hoy explotan la metodología desarrollada por Acoglianis para beneficio económico propio, supuestamente abriendo portales dimensionales de la ciudad de Erks a antojo, para que cualquiera que pague lo vea. Resulta bastante fantasioso como perturbador, dado que toma un cáliz de negocio muy grande en la actualidad en la zona de Capilla del Monte.

Es un tema complejo para investigar, no es algo para tomar a la ligera y para creerse cualquier cosa que se dice, especialmente cuando a través de estas experiencias se obtiene un gran beneficio económico. El negocio enturbia enormemente la espiritualidad y le quita gran parte (o toda) credibilidad.

Ciudades subterráneas y en otras dimensiones paralelas no tienen porque ser una fantasía. Hoy en día se maneja por parte de físicos teóricos la posibilidad de múltiples dimensiones más allá de las cuatro ya conocidas de tiempo y espacio. El universo puede tener muchas más opciones que las que nos ofrece a la vista (ver mi apartado sobre el universo y los mundos paralelos).

Se sugiere que los humanos podemos llegar a vivir en siete dimensiones de las cuales ya conocemos cuatro, nos quedarían otras tres para desarrollar comunicación. Estos niveles estarían relacionados a los siete chacras o vórtices de energía de nuestro cuerpo. Seres formados por energía, mundos subterráneos invisibles al ojo humano, comunicación con otras dimensiones, portales temporales, etc. Cada nivel vibratorio tendría su propia realidad. Pero por el momento estamos muy limitados de ver más allá de nuestros sentidos básicos.

Leyenda del bastón de mando

El supuesto bastón de mando.

Ya en la época indígena, cuando habitaban en la región los comechingones, el cerro Uritorco poseía connotaciones místicas. Dice la leyenda que un cacique gobernaba de forma justa a su tribu. Este soberano era capaz de dominar las fuerzas de la naturaleza, siendo que sus poderes habían sido condensados en un bastón de mano en basalto que este cacique construyó. Se le llamó “piedra que habla” o “bastón de mando”. Este cacique se dice fue además registrado por culturas muy lejanas a la Argentina, como ser en la India y el Tibet. Misteriosa coincidencia que a ocurrido con múltiples culturas antiguas a lo largo de la historia.

Parece ser que hasta Hitler en su afán de obtener elementos de poder anduvo detrás de este bastón de mando. Hasta que en 1934 fue hallada “la piedra que habla”. Bastón negro (cilindro de piedra) en basalto que mide un metro diez centímetros y pesa unos cuatro kilos. Posee este elemento simbología inscripta. Se afirma el bastón quedó en custodia, esperando el momento oportuno para la regeneración humana. Se supone que una persona con este bastón e iluminada podrá hacer de catalizador para energías intraterrenas guardadas en el cerro Uritorco.

Cerro Uritorco

En cause semi seco del Río Calabalumba en las faldas del Cerro Uritorco

Uritorco significa “cerro de los loros” en quichua, lo cual confirmo ya que vi allí una gran cantidad de loros verdes. También se lo conoce como el cerro que truena. Es un cerro de 1949 msnm, situado en Valle de Punilla y próximo a Capilla del Monte. Su cumbre es la máxima elevación de las llamadas “Sierras Chicas”.

Hacia su ladera norte se encuentra el parque nacional “Los Terrones", un sitio increíble en lo que respecta al paisaje y su energía natural.

El Uritorco a su lado tiene el llamado “Cerro Pajarillo”, de 1690m, el segundo más alto de las sierras chicas, y también tiene cerca el valle de Ongamira o “Grutas de Ongamira”, otro lugar maravilloso que no pueden dejar de visitar.

El cerro posee cursos de agua subterránea y a la vista el pequeño río Calabalumba, el cual queda casi seco durante el verano o en época de sequía. Así lo pude observar en mi viaje.

El cerro Uritorco resulta exuberante de vegetación, riqueza mineral y fauna. El camino empedrado y rústico que asciende hasta la cumbre pose siete miradores que se comparan a los siete chacras humanos del cuerpo humano. Desde cada mirador, los cuales están perfectamente señalizados, se obtienen hermosas vistas del valle que lo rodea y de los demás cerros. Allí los turistas aprovechan para descansar, meditar y sacar fotos. La subida al cerro lleva varias horas así como su descenso. En cada tramo los carteles indican al caminante cuanto se a recorrido, cuanto queda por recorrer, la altitud a la que uno se encuentra, y el tiempo restante a la cima realizando una ascensión continua y moderada. La intensidad para mi parecer habiendo practicado trecking durante años es que se trata de media a alta.

 Al comenzar el ascenso al cerro se encuentra una montaña de bastones de madera donde uno selecciona el indicado a nuestra altura y con el se acompaña la caminata. Al regreso se deposita el bastón en el mismo lugar.

Perros locales hacen de guía a quienes suben al cerro y de muy buena gana. Ellos saben perfectamente el camino. En mi caso ante una pequeña duda “Coco” el hermoso perro negro que nos acompañó a una compañera de ruta y a mi durante el ascenso, nos indicó por donde dirigirnos. Seria muy desagradecido de nuestra parte no invitar a estos magníficos animales con agua y comida durante el ascenso, así que tengan en cuenta este tema a la hora de armar sus provisiones. Así ellos logran hacer su ración diaria de alimento, es una forma más en la que logramos conectar con la naturaleza y agradecer su excelente recepción.

Durante la época de calor (verano, otoño y primavera) al mediodía aprieta mucho el sol. Hay que tener en cuenta que en esta zona de serranía la vegetación es arbustiva, muy baja y no protege de la radiación solar, por lo tanto hay que llevar suficiente liquido, sombrero en la cabeza y protector solar puesto. También hay que tener en cuenta los descansos de los perros guías, que nos indican también cuando nosotros debemos descansar, además de observar la belleza paisajística que te rodea.

Recomiendo que no suban al cerro con la premisa directa de llegar a la cima como si se tratara de una competencia deportiva, o una competencia con uno mismo. Uno de los peores males de la sociedad moderna es justamente este tipo de actitud. Traten de acceder a ese lugar a pasarla bien y a conectarse, no importa hasta donde lleguen. Si acceden a la cima verán una gran cruz con ofrendas (como en casi todo cerro latinoamericano) y una hermosa vista de toda la serranía, pero la misma hermosa vista podrán disfrutarla en los descansos intermedios. Aprovechen a ver las aves (cóndores, jotes, loros, águilas, etc), si es con binoculares mejor, hagan tramos para meditar en el silencio y los sonidos de la naturaleza, y pongan atención a los detalles minerales del entorno.

En mi caso llegué hasta el cuarto nivel. Podría haber ido más lejos, o hasta la cima, pero nuestro perro guía estaba acalorado y nos habíamos quedado sin agua para nosotras y para compartir con “Coco”, por lo tanto lo más sano y lógico para los tres era el descenso. Realizamos el ascenso hasta el cuarto nivel haciendo paradas, nos llevó tres horas y media, siendo que el descenso lo hicimos de un tirón en hora y media.

Vuelvo a repetir, disfruten la experiencia, no lo tomen como una competencia de escalada a la cima, o se van a perder lo que el cerro tiene realmente para ofrecer; una energía increíble, flora, fauna, minerales y vistas maravillosas.

Puede que a las personas con vértigo les afecte la vista a los precipicios, en este caso aconsejo no mirar hacia el valle durante el trecking de ascenso y descenso, esperando hasta que se llega a los puestos de descanso. Tengan cuidado que hay muchos pedruscos sueltos, los zapatos deportivos deben ser de agarre. La idea es retornar a la base del cerro en condiciones de seguir paseando y disfrutando.

Durante el invierno se puede ver la cima del cerro cubierto de nieve y hielo. En otoño el ambiente se vuelve más amarillo y cobrizo que en primavera y verano debido a la vegetación caducifolia.

Los famosos avistajes de luces en este cerro además de tener connotaciones místicas pueden estar perfectamente originadas por un tema natural ya que el cerro contiene importante cantidad de cuarzo, feldespato, mica y turmalina. Esta clase de terreno pizoeléctrico puede acumular cargas de origen tectónico en zona sísmica, las cuales al liberarse son capaces de generar luces, flashes o plasmas.

 La teoría de los “pulsos tectónicos” incluye este concepto. Geologos japoneses en 1990 determinaron como esta a la causante de los fenómenos lumínicos que se producen en el Uritorco. Así que creas o no en fenómenos paranormales, igual recomiendo el paseo porque la naturaleza en si es más asombrosa que cualquier invención mental humana.

 Antes de la movida OVNI al Cerro Uritorco subía un promedio de 480 personas al año, hoy en día circulan unas 100.000 personas por año. 

cuarto descanso

segundo descanso

perros guías

Puente que lleva al cerro

bastones de madera para ascenso y descenso

cause del Río Calabalumba

Cruz en la cima del cerro

Parque de Los Terrones

Rayo de sol atraviesa nubes en "Los Terrones"

Ubicado en la llamada Quebrada de la Luna, a 14 km de la ciudad de Capilla del Monte, se trata de un parque natural con hermosas fallas geológicas y paisajes de ensueño. Se encuentra a una altitud de 1400 msnm. Es ideal para realizar observación de aves, caminatas con guías locales que narran la historia del lugar y el tipo de flora y fauna que allí habita. Resulta un trecking de nivel alto, pero que vale mucho la pena realizar. A mi me hizo acordar mucho al Cañón del Colorado.

El sitio está formado por rocas volcánicas y arenisca rojiza que ha sido erosionada por la acción del agua y el viento generando estructuras increíbles. Las formas se asemejan a terrones gigantes, a su vez envueltos en tupida vegetación autóctona. Uno de los entretenimientos del lugar consiste en designarle a estas formas la apariencia de algún objeto conocido, así encontramos la roca “el sillón, “el dedo de Dios”, “el honguito”, “la tortuga” y el “rostro del indio”, entre tantas otras.

El parque “Los Terrones” es ideal para una caminata guiada de dos horas. El circuito arranca en una casa museo, que funciona actualmente como restaurante y sigue por senderos escarpados y angostos, agua de manantiales, precipicios y recovecos a modo de cuevas.

Aparte de la belleza natural y paisajística aquí también se realizan actividades de meditación y de apertura de portales dimensionales a la anteriormente descrita ciudad intraterrena de Erks. No perdonan un lugar para el negocio del misticismo, especialmente ante la desesperación del ser humano actual por encontrar rutas rápidas y mágicas de sanación interna y externa.

El lugar exuda una energía natural imposible de negar, es un verdadero disfrute, hay que pagar una entrada y pagarle luego al guía local (es a voluntad) para realizar el recorrido, luego el resto depende de cada quien, en su capacidad de generar un contacto con el entorno. 

En este parque natural fue que comenzó Miguel Ángel Acogianis sus comunicaciones con la supuesta ciudad intraterrena de Erks. Hoy en día es muy visitado por contactados OVNI de todo el mundo. 

cuarzo de sanación

Cuevas de Ongamira

Este hermoso enclave se encuentra al norte de las llamadas “sierras chicas”, a 25 km de Capilla del Monte. Esta formación rocosa data del período cretácico (entre 120 y 130 millones de años atrás), y se encuentra a 1500 msnm.

El origen de su nombre deriva del cacique Onga (o Unca) fallecido en combate contra los invasores europeos. En estas grutas resistieron los aborígenes de la zona contra los españoles. Muchos de ellos se suicidaron al verse rodeados. Compuesto por tres grutas, en la última de ellas pueden verse ocho morteros indígenas.

Las grutas resultan enormes paredones de piedra rojiza de intrincadas formas donde anidan aves. El lugar no lleva mucho tiempo en su recorrido, aunque el ascenso al peñón de Charalqueta –donde se obtiene una magnífica vista del valle– requiere unas tres horas de caminata.

El acceso a las grutas de Ongamira es abonando entrada, como con el Cerro Uritorco y el Parque de los Terrones.

Dentro de mi percepción de los niveles de energía que presentan los lugares, este fue el sitio donde le detecté más, siendo “Los terrones” el segundo lugar en energía y el “Cerro Uritorco” el tercero. Tal vez sea debido al enorme consumo energético que realiza la gente que sube al famoso cerro el que este presente hoy una energía natural disminuida. Los humanos somos habidos usurpadores de energía del medio ambiente, es muy raro que nosotros seamos los creadores de campos energéticos que se proyecten hacia afuera. Tal vez este sea el motivo por el que sentí al Uritorco con menos potencia que al resto de los parajes que lo rodean, allí transcurre el grueso del peregrinaje. En cambio las “Grutas de Ongamira” tiene menos flujo turístico.

Aquí se puede encontrar una piedra con forma de puerta que se dice es un portal a otras dimensiones. El nivel energético allí es alto y se acompaña de un efecto de visión distorsionada de las rocas que rodean la cueva. Recomiendo el lugar para tratar de conectar con la pachamama.

A pesar que la zona tiene la trágica historia del suicidio masivo de indígenas comechingones durante la colonización, la energía que yo sentí en el lugar me resultó positiva y para nada perturbadora, como si tuve la mala suerte de experimentar en enclaves de la cultura maya en México donde se me transmitió el sufrimiento de animales y humanos asesinados en rituales. Allí si la presencia de la muerte dolorosa abruma. Tampoco me sentí abrumada energéticamente cuando visité los enclaves incas en Perú, ni los enclaves arqueológicos de Isla de Pascua.

piedra en forma de portal

San Marcos Sierra

Cerro de la Cruz

O también llamado el “pueblo hippy”, es una localidad ubicada a 150 km de la ciudad de Córdoba. En el 2010 el censo decía que tenia casi 1000 habitantes pero conteos extraoficiales en el 2015 aseguran la población ahora asciende a 3000 habitantes. A pesar de esto igualmente se vuelve un lugar ideal para el descanso, ya que la comunidad apuesta a la paz y armonía como estilo de vida.

Posee una hermosa plaza central, un cerro al cual poder subir de forma gratuita, dos ríos, varios negocios con artículos locales, feria de artesanos, una pequeña iglesia, el llamado museo hippy, etc. Muy recomendables sus productos, especialmente las mermeladas, miel, aceite, helados y sándwiches de miga.

En los alrededores se encuentra el dique “El cajón”, el Cerro “Alfa” (donde se lleva a la gente a hacer avistamientos OVNI como parte del negocio local) y la tradicional gruta de la virgen de Lourdes.

ascensión al cerro

vista desde abajo de la cima del cerro

Gruta de la virgen de Lourdes

Dique el Cajón, pirámide y el zapato

Dique el cajón

Oficialmente “Embalse Heralio Argañaraz” se ubica a 1 km de Capilla del Monte a una altitud de 910 msnm e intercepta el curso del Río Dolores. El murallón del dique tiene 39 m de altura, creando un lago artificial de hermosa belleza.

El Cajón” es de concreto y se apoya sobre terreno granítico. Fue construido entre 1987 y 1993. Funciona como reservorio de agua dulce, regula el caudal del río, y se usa para actividades recreativas: pesca de carpa y pejerrey, vela, canotaje, windsurf (no se permite navegación a motor).

En la zona hay una pirámide privada para actividades místicas de meditación y sanación. Para las actividades hay que abonar a su dueño, aunque pueden hacer como yo, visitarla un día que permanecía cerrada y sacar fotos gratis. En el mismo sitio se encuentra un hermoso cuarzo de sanación y una cama de cuarzo para que las personas puedan equilibrar sus chacras.

Encontramos como atractivo también en la región la llamada roca “el zapato”, desde donde se puede observar una hermosa vista del valle alrededor y enfrente el majestuoso Cerro Uritorco. Ideal para visitar durante el atardecer.

Una leyenda dice que allí los indígenas Comechingones se reunían una vez al año, donde caciques, hechiceros y curanderos meditaban y deliberaban sobre asuntos del pueblo.

Recomendaciones para turistas

En apartados anteriores hice algunos comentarios, pero aquí voy a resumir lo que a mi parecer es importante tener en cuenta para todo turista que visite la zona.

 

Ciudad de Capilla del Monte

La ciudad no es de gran tamaño, se recorre a pie perfectamente aunque pueden alquilar bicicleta. Como buena ciudad del interior cierran sus negocios entre las 14 y las 18 hrs. Horario de la siesta.

Los hoteles son acordes con el lugar, no esperen lujos, ni demasiadas comodidades, pero cuentan con buenos servicios básicos y alguno hasta con piscina exterior para verano. Los precios son accesibles tanto en alimento como en artesanías. La comida es realmente rica, especialmente los locales que fabrican sándwiches de miga de distintos gustos.

La ciudad no cuenta con demasiados cajeros automáticos así que es recomendable llevar peso argentino ya que en pocos lugares se cambian dólares. Si aceptan tarjetas de crédito.

Parques y cerros.

En la mayoría de los lugares hay que pagar entrada (Cerro Uritorco, Los terrones, Cuevas de Ongamira). El Cerro de la Cruz en el poblado de San Marcos de las Sierras es de ascenso gratuito.

Las caminatas y escaladas suelen ser intensas. Concurrir con suficiente agua, algo de alimento porque se demoran muchas horas en el ascenso y descenso, sombrero y protector solar si hace calor, y buenos zapatos deportivos de agarre. Hay que seguir las indicaciones de los guías, teniendo en cuenta que los precipicios son peligrosos.

Si amenaza tormenta es riesgoso permanecer en los cerros por el tema de los rayos, así que no suban demasiado alto, y permanezcan en zonas bajas del cerro de forma que les resulte fácil la evacuación.

Durante el día puede estar caluroso en otoño y primavera pero por la noche desciende bastante la temperatura, tener siempre abrigo a mano.

Si consiguen un larga vista van a poder disfrutar mejor de la hermosa flora y fauna.

Ayuden a alimentar a los animales en situación de calle. Dependen mucho del turismo tanto en la ciudad como en los parques y cerros.

Piedra "el zapato"

Atardece sobre el Cerro Uritorco

Comentarios finales

Que te interesen los temas espirituales, los practiques, o que visites lugares vinculados a esta temática no te hace un ser espiritual. En la practica se ve la espiritualidad y no en la creencia.

Les cuento una pequeña anécdota vivida en este viaje. Estaba frente a la Iglesia de San Antonio de Padua. Una señora venía contando de todas sus actividades místicas, viajes, cursos y terapias, cuando de pronto se le acerca uno de los tantos perros callejeros que deambulan en la zona y su reacción inmediata fue “salí de aquí bicho, no molestes”.

No existe nada más inocente en el mundo que un animal que busca cariño y alimento. Los humanos como especie superior deberíamos ser protectores y guardianes de todos. Pero por desgracia vivimos muy desconectados de la naturaleza y muy anclados en el ego. Tenemos mucho que limpiar en nuestro interior TODOS, ser conscientes de nuestras carencias es el primer paso hacia una evolución digna, dentro de un mundo material contaminado que constantemente nos pone a prueba.

Por eso mismo la espiritualidad debe ser una práctica en movimiento. y no una filosofía del pensamiento abstracto, o una moda.

Este tema de las experiencias místicas de Capilla del Monte es muy interesante si se acerca uno desde la seriedad, realizando una investigación detallada y libre de prejuicios pero también de fanatismos. Hay que analizar experiencias humanas, siendo las indicadas las que surgen de forma espontánea y no inducidas en rituales de manipulación psicológica a través del lucro económico, esas no sirven de nada. Tampoco sirven las experiencias narradas por locales que lucran con el tema.

Capilla del Monte se ha convertido en un parque temático, divertido y original por un lado, pero desvirtuando enormemente un tema interesante que podría ser tratado con mayor humanidad.

Pero así como hay quienes lucran con el tema y carecen de seriedad, allí también se encuentra gente valiosa, que trabaja fuertemente con la comunidad en pos de mejorar la calidad de vida de quienes allí habitan, que en muchos de los casos son personas de bajos recursos, y que realmente tratan de ayudar a personas que vienen de otros lugares, a veces desde muy lejos, buscando sanación física y emocional.

La magia y mística del lugar se encuentra en sus hermosos parajes naturales, su flora y fauna, su aire limpio, las aguas subterráneas, hasta termales, los yacimientos minerales, especialmente el cuarzo y el feldespato, se dice también material radioactivo subterráneo, y las fuerzas telúricas de la zona, que conjugados generan una especie de elixir de sanación.

Bibliografía

  •  Documental sobre el Cerro Uritorco de Canal Infinito
  • Wipikedia

  • Entrevista a Iker Jiménez en Milenio Tres

  • Entrevistas a locales