Diario de viaje a Isla de Pascua y recomendaciones para turistas - Mayo de 2017

En el Hotel "Rapa Nui" con la perrita Paulina.

El viaje que he realizado a Isla de Pascua a sido maravilloso y lo recomiendo a pesar de los altos precios y de que queda realmente lejos para la gran mayoría de las personas que habitan este planeta. No deja de ser el “ombligo del mundo” o la isla más alejada de la Tierra.

Uno viaja hasta allí principalmente con el objetivo de ver a los famosos moais y para conocer la cultura rapa nui, pero al final terminas viendo la isla es mucho más que eso. Voy a contarles algunas de mis impresiones, anécdotas vividas y a darles algunos consejos útiles para quienes quieran visitar la isla.

La isla tiene forma de triángulo y es pequeña, en auto se recorre perfectamente y en poco tiempo. No necesitas más de seis días para poder ver todo con detenimiento. Las playas son pocas y pequeñas. Este no es un sitio como Tahiti. Lo que aquí se ofrece es cultura y civilizaciones antiguas. Si buscas solo playas paradisíacas estilo polinesio para tirarte a tomar sol y no te interesa embeberte de la historia, misterios y magia de los rapa nui, entonces esta isla no es para ti.

La gente local es bastante cerrada y territorial. Me comentaron además de que tienen problemas con la endogamia al ser tan pocos los verdaderos rapa nui, por eso tratan de formar pareja con extranjeros, o con chilenos del continente.

Saben que el turismo es su principal fuente de ingresos, pero por otra parte, los tiene este tema bastante cansados y eso a veces se nota en el trato. Los locales vinculados a hotelería y negocios son muy agradables, el resto mantiene distancia del visitante. 

La lucha entre guías locales es brava, uno critica al otro, tienen mucha competencia. Al final resulta como dice el viejo refrán "pueblo chico, infierno grande". Igualmente cada quien encuentra su nicho de trabajo y lo defiende.

Los pascuenses exigen ser tratados de polinesios y no de chilenos, su cultura es de la polinesia. También exigen tener peso en la toma de decisiones en la isla y no que lo hagan políticos que viven en el continente chileno bajo otras realidades ajenas a las de ellos. No buscan independencia de Chile sino autonomía en la toma de decisiones, de a poco lo van logrando, especialmente en la conservación de su cultura y en el manejo de los parques nacionales con yacimientos arqueológicos.

Poco hay de modernidad, en mi caso prefiero lo agreste. Las casas tienen mucha vegetación tropical y adornos típicos rapa nui (pequeños moais, imágenes de tortugas o manutaras) con cercos de piedra volcánica. Apuestan tanto en hogares como negocios a los paneles solares y a las luces de recarga solar para jardines, también tienen tanques para recolección de agua de lluvia. Apuntan así al cuidado ecológico y sustentable. Ya aprendieron de su historia. No se encuentra basura en las calles de la ciudad ni en los parques. Hay contenedores para el reciclaje de vidrio, plástico y compuestos orgánicos. En algunos lugares hay cámaras filmando hacia los contenedores para ver quien infringe las normas. En caso de no saber donde despachar algo consulte con los locales antes de usar el contenedor inadecuado.

La ciudad de Hanga Roa es el único poblado de la isla.

Es impresionante la gran variedad de hibiscos y de palmeras con plátanos que se encuentran por todas partes. Tienen una farmacia, un hospital, una cárcel y un cementerio. Resulta maravilloso caminar por esas veredas de piedra volcánica repletas de vegetación y no encontrarse con ninguna cadena internacional de gastronomía o de tiendas de consumo masivo.

Si vas a comprar suministros a algún "mini market", aviso no usan bolsas de plástico no reciclable, como mucho te envuelven algún alimento en papel rústico. Debes de llevar tu propia bolsa. 

Allí todo se mueve a su propio ritmo, los negocios abren a las 9 o 9.30, y cierran entre las 14 y 18 hrs en una gran mayoría, para re abrir luego de la siesta hasta las 20.30, o 22.00 hrs a lo sumo.

Al usar los baños en hotel y parques hay que tirar el papel sucio en el cesto de basura y no en el water. En los parques nacionales tanto como en la playa hay que abonar 500 chilenos o un dolar para uso del baño. No son gratis, salvo en el jardín botánico de Hanga Roa, un paraíso que no deben dejar de visitar. Sale tan solo 3000 chilenos la visita al botánico. Pasan a buscarte en camioneta a tu hotel, te llevan al jardín, lo visitas y luego te regresan a tu hotel, o te dejan en el centro de la ciudad. Hace tres años que está abierto y es un emprendimiento para apoyar.

La gastronomía no difiere mucho de la que se encuentra en Chile continental, su alimentación se basa principalmente en la pesca con variados platos donde abunda el ceviche y hasta se puede encontrar sushi. De frutas, mayoritariamente en la isla hay guayaba, plátano, naranja, manzana y palta (aguacate). 

Los vinos chilenos son de mis preferidos, casi todo el mundo conoce el famoso "Concha y Toro", pero a mi me gusta más el "Gato Negro", lo recomiendo. Lo encuentran en la isla. 

Para quienes quieren almorzar o cenar económico debido a que los precios de la comida son realmente altos, les recomiendo las empanadas, son gigantes y con una ya es suficiente. Las de atún me parecieron muy ricas, y algo que me llamó poderosamente la atención fue que en algunos locales te la ofrecen con salsa de guayaba para acompañar a manera de comida agridulce. Arriesgarse a probar que vale la pena.

En las calles prácticamente no hay señalización alguna. Pocas poseen cartel con nombre, no hay numeración en las casas y en las carreteras no ves mucho cartel que te oriente. Si preguntas a los locales la gran mayoría se encuentran igual de despistados que uno. Estuve más de una hora desorientada durante mi primera salida del hotel a recorrer el centro de Hanga Roa. Nadie entre los locales sabía decirme donde quedaba mi hostal, hasta que finalmente dí con alguien que logró ayudarme. Así que les recomiendo de entrada manejarse con un buen mapa.

La Internet es casi nula en la isla, y solo se encuentra conexión en Hanga Roa. No esperen encontrar negocios como en las grandes ciudades con WiFi disponible. Si hay dos "ciber" disponibles con algunas computadoras.

La conexión se cae mucho en la isla y la gran mayoría de los hoteles u hostales solo tienen Internet disponible en áreas comunes de forma intermitente de acuerdo a la cantidad de huéspedes que la estén utilizando.

Lo que si funciona muy bien y lo recomiendo es la Internet libre para turistas "ChileGob" que van a encontrar en tres puntos de la ciudad; en el Centro Cultural Tongariki frente a la playa Pea, la Plaza Riro Kainga frente a la municipalidad y su feria, y en la Plaza Tekena Toro en la confluencia de las calles Te Pito o Te Henua y Atamu Tekena, como quien va rumbo a la iglesia. Esta plaza era la que usaba yo y la verdad el servicio es muy bueno. Soporta una Internet estable hasta con 25 conectados al mismo tiempo. Tienen así conexión gratis de media hora y de buena banda ancha, pero pueden esperar un rato, reiniciar el celular y volver a conectarse.

En cuanto a los museos recordar los lunes están cerrados.

Les recomiendo bajarse la aplicación “Imagina Isla de Pascua” para moverse por la isla. Allí van a encontrar toda la información que necesiten sobre paseos, museos, compras, eventos, historia, servicios, plus un muy buen mapa interactivo. Lo bueno de esta aplicación, es que una vez instalada en tu celular no se necesita de Internet disponible para poder acceder a ella.

Si van a comprar artesanías, les recomiendo la "Feria Agrícola y Mercado Artesanal" por precios y variedad. En cuanto a ropa, van recorriendo los distintos locales que hay en la calle principal.

Por suerte allá no importan las marcas de vestimenta, y todo el mundo vive relajado usando vestimenta sencilla y de estilo polinesio. Hombres con camisas floreadas y bermudas. Mujeres con vestidos multicolores, mucho jean y zapato deportivo. Los hermosos pareos de colores se roban las miradas de los turistas así como los vestidos floreados.

En la isla casi que no aceptan tarjeta de crédito en ningún lugar, y si lo hacen el recargo es del 15 %. Hay solo un par de cajeros en la isla que se re abastecen por avión desde Chile continental así que no viajen sin efectivo; llevar peso chileno o dólares.

Les comento pueden acceder al regateo en la compra de varios artículos y también al trueque. Aplique con éxito ambas modalidades.

Es impresionante la cantidad de perros que andan sueltos tanto en la ciudad como en el resto de la isla, muchos de ellos callejeros y algunos en mal estado. Buscan comida todo el tiempo, tanto de locales como de turistas. Realmente parte el alma verlos, especialmente mojados luego de un día de lluvia tratando de hacer su ración diaria siguiendo a la gente en los parques nacionales o en la playa de Hanga Roa. De noche a veces se escucha a las jaurías correr por la calle y pelearse por alguna hembra en celo. Hace falta una buena jornada de castración en la isla para mejorar la vida de esos pobres animales. Gran parte del dinero que llevé para gastos se me fue en alimentar a todos los perros que encontré, y contaba con poco dinero. Muchas madres además habían parido recientemente y se les veía aún con mamas hinchadas. Les pido si concurren a la isla que los ayuden lo más que puedan con alimento y los acaricien porque buscan mimos. Son muy sociables. Te enamoras de cada uno de ellos enseguida.

Hay que tener mucho cuidado al manejar de no atropellar ninguno ya que cruzan las calles y rutas sin cuidado. Gallinas y gallos también andan sueltos y es muy común encontrarlos en los hostales. A las 4 de la madrugada los gallos comienzan sus cantos y a eso de las 17 hrs lo finalizan.

Al ir hacia las afueras de la ciudad se encuentra mucho caballo y vaca suelta. Manejar a baja velocidad y con precaución.

También hay gatos, pero son más huidizos, la gran mayoría ferales. Los que se acercan a pedir comida deben ser atendidos.

Es muy común escuchar de quienes desean viajar a la isla que piensan recorrerla en bicicleta. Pueden rentarlas, pero no se los recomiendo sino están en perfecto estado físico y acostumbrados al ciclismo. Las distancias no son tan grandes pero si hay mucho repecho, poca señalización, y en las zonas de las afueras de la ciudad es puro campo, si te pasa algo estás en medio de la nada y sin ayuda disponible hasta que pase alguien. Vi llegar a muchos ciclistas realmente agotados a los parques nacionales, para quedar sin fuerzas previo a subir a los volcanes o recorrer los campos donde se encuentran los ahus y los moais, y encima luego emprender el regreso a la ciudad. La bicicleta es ideal para la ciudad, pero no para el resto de la isla.

No existen problemas de inseguridad ciudadana, allí se conocen todos. Si surge algún problema seguramente será con algún turista. La isla es bien segura para transitar en la noche.

Les cuento que el Aeropuerto Internacional de Mataveri fue construido por los norteamericanos ya que querían usar esta isla como lugar de aterrizaje de los transbordadores de la NASA en el Océano Pacífico en caso de emergencia. Finalmente nunca lo utilizaron con esos fines, pero si llegó a haber durante un tiempo una base militar de EEUU con investigadores de la NASA y personal militar.

Al entrar a la isla, en el mismo aeropuerto, hay que abonar un boleto de ingreso que es de 80 dólares para adultos y 40 dólares para menores de edad si sos extranjero. Chilenos del continente abonan menos. Es obligatorio. No puedes ingresar a ningún parque sin ese ticket que tiene una duración de 10 días. Ni se te ocurra perderlo. Las excursiones programadas no suelen incluirlo en el costo así que estén atentos con este tema.

Muchas empresas turísticas esperan a sus clientes con el acostumbrado collar de flores polinésico y a la salida te regalan un collar con un moai de madera.

Les comento en cuanto a los vuelos que a la salida de la isla siempre hay retraso. A mi me tocó de 6 hrs con Latam pero a una de mis amigas la misma semana le tocó un retraso de 22 hrs. La salida de Isla de Pascua se realiza con un vuelo que viene de Tahiti que hace escala en Rapa Nui y luego viaja hacia Santiago de Chile. Por problemas de mal tiempo, suele cancelarse o retrasarse. Les recomiendo no hacer conexiones a sus países el mismo día de salida de la isla para evitar problemas. En mi caso a la vuelta pasé la noche en Santiago de Chile y retorné a Montevideo en vuelo a primera hora de la tarde.

Para visitar la hermosa playa de Anakena solo se puede ir en taxi, bus de excursión o vehículo privado. No hay transporte público a la playa. Le pagas al taxista que te lleva y le avisas a que hora debe ir a buscarte. La playa es segura y el agua cálida prácticamente todo el año. Yo viajé en mayo que se dice es el mes más lluvioso y no tuve problemas de mal tiempo salvo alguna lluvia nocturna o mañanera. La temperatura rondaba los 20 a 25 grados. Los únicos meses más fríos en la isla son junio, julio y agosto.

Si necesitas tomar un taxi dentro de la isla te demora de 20 a 30 minutos el pedido. Como pueden ver ese lugar no es para ansiosos o cómodos de la vida moderna.

La gran mayoría de los hostales no tienen tv en la habitación, solo en áreas comúnes. Los hostales tienden a ser sencillos pero súper agradables en su decoración, limpieza y hermosa vegetación. Es muy común que todos tengan perros, gatos y gallinas. Los desayunos son muy abundantes.

En una gran mayoría no suelen cambiar sábanas y toallas todos los días para ahorrar agua y contaminar menos. Se hace cada tres días o a pedido del cliente. En mi caso, como soy ambientalista y ecologista no pedí recambio de toallas o sabanas en 5 días. No hay que ser tan fanático con este tema en una isla que soporta mucha gente y hay que cuidar los recursos. Traten de no viajar con pretensiones y adáptense a las circunstancias.

Items a tener en cuenta para llevar a la isla: repelente para los mosquitos, pantalla solar, trinchera para la lluvia o una buena campera con capucha, paraguas, zapatos cómodos que soporten el agua, el barro y sean antideslizantes. Hay que llevar linterna para visitar las cuevas o para salir a caminar en la noche, no es raro también que la red eléctrica se caiga. La isla es muy ventosa, principalmente en los parques, les aviso a las mujeres por el cabello.

Quienes estén interesados pueden practicar buceo, hay instructores y rentan equipos. Encuentran los locales en la bajada al puerto de pescadores de Hanga Roa.

La única iglesia católica de Isla de Pascua se encuentra ubicada al final de la calle Te Pito o Te Henua. Se trata de la parroquia de la Santa Cruz fundada como tal en diciembre de 1937. La iglesia resulta fascinante por fuera por más sencilla que resulte por dentro. Lo que impresiona es el gran sincretismo en sus imágenes ya que tiene simbología cristiana, rapa nui y también masónica. Bajo la cruz que apunta hacia el cielo en lo alto de la iglesia vemos el famoso “ojo que todo lo ve”, u “ojo de horus” o también reconocido como símbolo de los illuminati. Cada una hora suena su campana y cuando hay misa las campanadas se vuelven música polinésica. Yo me alojé en el Hotel “Rapa Nui” a cuadra y media de la iglesia y disfrutaba de todos sus sonidos. Les recomiendo el hostal y el barrio ya que tienen todo cerca, plaza con Internet libre a tan solo una cuadra y bares accesibles para comer. Se van a enamorar de la perrita del hotel que se llama Paulina.

Una de las playas de Hanga Roa es muy interesante ya que resulta ser una pileta de marea, o caleta protegida por rocas de las fuertes olas del Océano Pacífico. Casi que una piscina, y con escalera para descender. Cuidado con el musgo bajo el agua ya que es resbalosa.

Junto a esta playita se encuentra un tranquilo parque con moais que utilicé para hacer meditación, algo que les recomiendo se tomen el tiempo de realizar. Y miren las nubes, suelen tener formas extrañas.

Les cuento como última anécdota algo increíble que me pasó, visitando el Ahu de los “7 navegantes” me encontré con Sixto Paz. Muy agradable y atento me dedicó unos minutos de conversación y amablemente me ofreció su correo electrónico por tema de unos petroglifos que aparecieron en costas de Montevideo y que me gustaría investigar, en futuro informe les hablaré de ese tema. Nada ocurre por azar en esta vida, todo está perfectamente sincronizado.

Espero este viaje de exploración les haya gustado e interesado y que los incentive a conocer esa maravillosa y misteriosa isla lejana de nuestro planeta. 

A continuación les comparto más videos y fotos de la isla que les muestra todo lo que les relaté. 

Hanga Roa

Contenedores de basura y reciclaje

Hanga Roa

En playa de Hanga Roa con perro callejero

Atardecer en costa de Hanga Roa

Centro de Hanga Roa

Caminando tranquilamente por la calle principal de Hanga Roa para que aprecien el estilo de la ciudad y vean los locales de gastronomía y ropa.

Piscina natural de Poko Poko

Poko Poko

relax costero

Meditando y viendo el cielo

Playa en Hanga Roa

Una hermosa pileta de marea que se a convertido en piscina natural para el turismo. A veces se ven ingresar desde el océano a la caleta enormes tortugas verdes.

Parroquia de la Santa Cruz

Recorriendo el exterior de la iglesia junto a un perro local que me hizo de guía.

Interior de la Parroquia de la Santa Cruz

El interior de la capilla es muy simple comparado con el colorido exterior. Mi perro guía entró al recinto con toda la confianza del mundo.

Fotos de Playa de Anakena

Ahu Nau Nau en Playa de Anakena. Por detrás de este Ahu se encuentra la playa.

Playa de Anakena

Pequeña playa de aguas tranquilas y de hermosa tonalidad verde azulada.

un callejerito

callejerito empapado luego de la lluvia

otro más para alimentar...

también mojado luego de la lluvia

reciente madre callejera.

Almorzando con gatos y gallinas

Durante un almuerzo compartiendo mi comida vegetariana. allá los animales se alimentan con lo que uno les dé.

Fotos en el jardín botánico

Más fotos del jardín botánico

Jardín botánico de Isla de Pascua

Les muestro un tramo de recorrido en el jardín botánico. Un lugar con muy buena energía, Super bien cuidado y atendido con mucho amor por sus propios dueños.

Aeropuerto Internacional de Mataveri

plaza con internet libre

En Ahu Vaihu

En Ahu Vaihu.

Círculos de piedra volcánica para proteger a los plantines en sus primeras etapas de desarrollo de los fuertes vientos. Se hacían estas construcciones circulares tanto para plantar como para poder cocinar.

También se construyeron invernaderos profundos, de hasta 2 metros de pozo, y por fuera protegidos con rocas volcánicas.

Toda la isla es de una belleza natural paradisíaca.
Foto: Karina Sans

Hotel "Rapa Nui". Isla de Pascua.

Zona de terraza y comedor del hotel durante un amanecer de mayo 2017. Hermosa música polinésica de fondo y el cantar de los gallos.

Jardines del Hotel Rapa Nui. Isla de Pascua

Hermoso y exuberante jardín tropical con adornos en piedra, además de gallinas y gallos recorriendo el lugar, dando al entorno un ambiente relajado y divertido.